Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Skip Navigation LinksDiciembre 05

Diciembre 05

 

 

Pieza del mes diciembre 05
Vasija cerámica Muisca (múcura)
Colecciones de Arqueología
Sala Primeros pobladores 12.000 a.C., primer piso

piedic05.jpg Vasija cerámica Muisca (múcura)
400 al 1800 d.C. (cronología relativa)
43 x 34 cm
Código: 38-I-52
Procedencia: Departamento de Cundinamarca
Vasija subglobular (múcura) con cuello estrecho alto,
hombro angular y borde evertido.
Colección Icanh 
                                                                                  

El cultivo del maíz permitió a diferentes culturas indígenas expandirse rápidamente sobre las vertientes de las cordilleras colombianas, hasta el altiplano cundiboyacense, convirtiéndose así en el alimento con más maneras de preparación, desde el grano tostado, molido en forma de arepas, hasta la chicha, bebida ritual espumosa de los pobladores de la América precolombina.

Para el cultivo, procesamiento y consumo de alimentos preparados a base de maíz los grupos del altiplano realizaron diferentes instrumentos y recipientes como metates, manos de moler, copas, alcarrazas y mucuras; estas últimas fueron utilizadas para almacenar, cargar y verter el precioso líquido fermentado.

La chicha se encontraba presente en los eventos religiosos, políticos y civiles y formaba parte del ajuar de los muertos: "los enterraban en una bóveda que ya tenían hecha para esto, envolviéndolos en mantas finas y poniéndoles a la redonda muchos bollos u múcuras de su chicha y sus armas". (Fray Pedro Simón).
  

La práctica de preparación de la chicha seguida en toda América la describe el milanés Girolamo Benzoni, quien en el siglo XVI relató este proceso:

"Las mujeres encargadas de hacer esta bebida toman un poco de maíz, lo ablandan en una olla y se lo pasan a otras que tienen la tarea de masticarlo poco a poco y escupirlo con fuerza, como tosiendo, en un tazón. Luego, lo colocan en la jarra con el resto de la mezcla; de no hacerlo así, este vino o bebida no tendría ninguna fuerza. Por último, lo hierven por un lapso de 3 o 4 horas, lo dejan enfriar y lo cuelan en un paño. Sale tan perfecto que embriaga como si fuese verdadero vino".

Actividades paralelas a la pieza del mes
 


Última actualización:

Asociación de Amigos del Museo Nacional


Apoye los programas y proyectos del Museo Nacional y reciba beneficios como invitaciones especiales y descuentos.

Programación Cultural


Exposiciones temporales, conciertos, conversatorios, visitas guiadas, actividades educativas y más.

© 2017 Todos los derechos reservados.